Cenote Ik Kil en Yucatán, lo que todos sueñan conocer

Cenote Ik Kil en Yucatán

En la Península de Yucatán existe una gran red de mantos acuíferos que se han formado millones de años atrás, cuando la península estaba sumergida en el mar; y al quedar expuesta la porosidad de estos antiguos arrecifes, permitieron la permeabilidad de la lluvia creando así maravillosos espectáculos naturales.

Mejor conocidos como cenotes, se nos presentan en distintas formas y modalidades, tal es el caso del cenote ik kil. A su alrededor crece una vegetación exótica, acompañada del graznido de tucanes, cenzontles, cardenales y demás aves. Ik Kil refleja la riqueza natural de Yucatán.

Cenote Ik Kil, el lugar de los Vientos

Este es el significado de Ik Kil, pensado como uno de los cenotes más antiguos de la región y de fama internacional por su belleza y entretenimiento. Aquí se han encontrado esqueletos de adolescentes, niños y animales de hace siglos que comprueban a los cenotes como lugares de sacrificios y leyendas.

Es conocido también como el cenote sagrado azul, Ik Kil tiene un diámetro de 60 metros con una profundidad de 43 metros. Desde arriba descienden largas raíces de los árboles en forma de lianas, buscando la codiciada agua. Aquí se han celebrado competiciones de clavadistas del torneo Red Bull.

La parada en Ik-Kil, suele ser casi obligatoria luego de haber recorrido las ruinas arqueológicas de Chichén Itzá, bajo un calor sofocante, sumergirse en la frescura de sus cristalinas aguas le dará un descanso al cuerpo y un regalo invaluable a la vista. Con instalaciones bastante preparadas para recibir a numerosos visitantes.

El cenote cuenta con escaleras de acceso, con una altura de 27 metros y una profundidad de 39 metros. A 3 km de Chichén Itzá se encañona con su imponente altura que termina en aguas cristalinas y frías, hogar de muchos peces. Cuenta con duchas, vestidores y servicios, lo que lo hace un lugar ideal para recibir a turistas.

En sus costados hay balcones donde los visitantes pueden apreciar las dimensiones naturales del cenote, además de poder aventarse de su plataforma de 5 metros de altura. No suena tan épico como los 27m de pico que afrontan los clavadistas, pero podemos asegurar que son imponentes para cualquier mortal.

Otra característica que podemos resaltar del cenote Ik Kil, son las llamativas lianas en forma de enredaderas que cuelgan desde la superficie hasta el fondo de la caverna con pequeñas cascadas naturales que complementan el hermoso paisaje.

Por las noches, quienes se hospeden en las palapas mayas de lujo que se ofrecen en los alrededores para turistas y visitantes, podrán atestiguar lo que los antiguos habitantes admiraban desde hace milenios: una noche estrellada acompasada por los sonidos de la naturaleza.

Horarios de visita y costos de entrada en el Cenote Ik Kil

El horario de visita al Cenote de Ik Kil es de 9:00 am a 17:00 pm, y permanece abierto todos los días del año. El precio de la entrada al cenote de Ik Kil oscila entre 80 pesos por adulto y 40 pesos por cada niño. Podrás contratar espacios para el cuidado de tus pertenencias. El parking es gratis.

¿Cómo llegar al cenote Ik Kil?

Su ubicación y belleza le han puesto en el mapa como uno de los imperdibles en su visita a la Península de Yucatán. Ya que no sólo se encuentra muy cerca de Chichén Itzá sino también de Valladolid, a 30 minutos aproximadamente y la zona arqueológica de Ek Balam; así como a mitad de camino entre Mérida y Cancún.

Esta maravilla natural se encuentra en la Carretera de Mérida a Puerto Juárez; en el Km. 122, Tablaje Catastral 510, 97753 Xcalacoop, Yucatán, México. El acceso es bastante fácil, circulando por la autopista 180 encontrarás el desvío a mano derecha a tan sólo unos 3 km de Chichén Itzá.

Existen camiones (autobuses) o colectivos (furgonetas) que teniendo salida desde Piste (la población más cercana a Chichén Itzá), hacen parada en la entrada del cenote. Los autobuses ADO van a Chichén Itzá desde Cancún o Playa del Carmen, y desde las ruinas se puede tomar un colectivo o un taxi hasta Ik Kil.

Tours y excursiones al cenote Ik Kil

Existe variedad de tours que combinan la visita a las ruinas de Chichén Itzá con la hermosa parada en el cenote de Ik Kil, uno de los más famosos de Yucatán por su interminable belleza. Si se contratan con antelación permiten evitar las colas que se forman a la entrada.

Se pueden visitar parques y reservas naturales protegidas, donde avistar aves exóticas y marinas, disfrutar del paisajismo que asemeja un jardín botánico por su variedad dónde al agua y la vegetación se unen para convertirse en maravillas naturales sin igual.

Puedes leer: Playa Las Palmas en Tulum, un destino que debes disfrutar

Esta majestuosa y refrescante caverna de aguas cristalinas, oculta en el interior de la Riviera Maya, conseguirás una maravillosa formación natural de relieve kárstico que posee una gran diversidad de flora y fauna silvestre, con una piscina natural semicircular de aproximadamente 60 metros.

Las imponentes dimensiones del cenote hicieron de Ik Kil el anfitrión de dos eventos de Red Bull Cliff Diving Series, en 2010 y 2011. El 17 y 18 de octubre de 2014 se repitió la hazaña aventurera al recibir a los mejores clavadistas del orbe para la final de la serie de ese mismo año.

Shakespeare a la maya

Existe una leyenda atribuida a Ik Kil. Se trata del «Romeo y Julieta» versión maya:

Dos jóvenes estaban enamorados contra la voluntad de sus familias aristócratas, debido a que la chica estaba destinada a ser una ofrenda para Chaac, deidad maya de la lluvia y el agua.

Puedes leer: Tren Maya: Rutas, impacto turístico y desarrollo económico

La doncella debía ser sacrificada al borde de un cenote, puerta al inframundo, y así beneficiar la cosecha y abundancia de Chichén Itzá… Llegado el día, el joven prometió que no permitiría que su amada muriera ahogada. Cuando la chica fue lanzada al cenote, el otro ya la esperaba en el fondo para rescatarla.

Así fue, el joven rescató a la doncella, la salvó y la llevó lejos de la furia de los sacerdotes, cuyos temores se cumplieron: Chaac castigó a la ciudad con varios años de sequía, que obligó a los pobladores a emigrar con enfermedades mortales.