Cenote Jardín del Edén, la maravilla de la Riviera Maya

Cenote Jardín del Edén en Quintana Roo

¿Te imaginas conocer el paraíso? Casi como una profecía natural México tiene para ti el Cenote Jardín Del Edén o La Ponderosa, una maravilla natural situada a 25 Km al sur de Playa del Carmen, y 3 Km de Puerto Aventuras, sobre la carretera 307 Cancún-Tulum.

¿Buscas una gran aventura y relajarte con un buen chapuzón? Esta es tu oportunidad de vivir una inolvidable aventura rumbo al Gran Cenote El Jardín del Edén, un pozo natural de agua de lluvias y ríos de gran profundidad ubicada al sur de Cancún en México.

Esta maravilla es uno de los Cenotes más grandes a cielo abierto en la Riviera Maya, México. Sus aguas de una esmeralda cristalina permitirán observar la vida acuática de sus peces, tortugas y anguilas, además es perfecto para los amantes del buceo, esnórquel y de la fotografía.

Además, el cenote o poza de agua natural se encuentra rodeado de abundante vegetación y árboles de la región como el Chicozapote, Palma Cocotera, entre otros, que dan la impresión del Jardín del Edén, un lugar digno de Dios, descrito comúnmente con el paraíso terrenal.

Esta piscina natural cuenta con una profundidad aproximada de 15 metros y las orillas tienen unos 4 o 5 metros que permiten hacer perfectos clavados y a pesar de que, las instalaciones son muy rústicas, cuenta con baños y personas pendientes del orden y seguridad de los visitantes.

El Cenote Jardín del Edén, es considerado como uno de los cenotes abiertos más hermoso por estar expuesto al sol y al aire libre. Sabemos que visitar este cenote hará que tus vacaciones sean únicas. Este maravilloso y atípico lugar te consentirá con bellos jardines y grandes piedras invadidas por capas verdes.

También es uno de los más grandes de la Riviera Maya, gracias a sus inmensas extensiones de aguas cristalinas que proporcionan una excelente visibilidad bajo el agua que es perfecta para la observación de cientos de peces que viven allí. Es un lugar ideal para tomar fotos bajo el agua.

Puedes leer: Cenote Calavera en Quintana Roo, el paraíso del buceo

La biodiversidad del lecho del cenote es exquisita, hogar de un sinfín de peces, tortugas y plantas acuáticas, ideal para nadar, bucear, realizar esnórquel y descansar. Un lugar que vale la pena disfrutar para admirar su fauna e interactuar con la naturaleza.

Horarios del Cenote Jardín del Edén

Con un horario comprendido entre las 7:00 am a 5:00 pm, de lunes a domingo, a pesar sus rústicas instalaciones, cuenta con baños y personas encargadas del cuidado, el orden y la seguridad de los visitantes y turistas que frecuentan sus espacios.

Con tarifas que varían según las edades y actividades, cenote Jardín del Edén te ofrece tarifas que detallamos para ti:

  • Adultos: $60.00 MXN
  • Niños menores de 12 años: $40.00 MXN
  • Buzos: $80.00 MXN

¿Cómo llegar al Cenote Jardín del Edén?

Para llegar a este paraíso natural desde Mérida deberás tomar la carretera federal que te lleva hacia Cancún y seguir hasta llegar hasta Playa del Carmen. Estando allí debes dirigirte hacia Tulum y unos 20 minutos después encontrarás un señalamiento que te indicará que ya llegaste a tu destino.

Por lo general el clima en el Cenote el Jardín del Edén es cálida-tropical, con temperaturas que generalmente varía entre los de 23°C a 33°C y rara vez baja a menos de 10°C o sube a más de 39°C, una humedad de 45% con una precipitación anual de 1,939.3 mm.

Arma tu itinerario en el Cenote Jardín del Edén

Este paradisiaco lugar sacado de la biblia se encuentra cerca, muy cerca de la Playa del Carmen. Puedes armar un buen itinerario para que no te pierdas de nada en familia o simplemente solo, agregando a tu itinerario otros atractivos naturales cercanos.

Es muy profundo, tiene cuevas submarinas, pequeños pasajes submarinos que te llevarán a otros pozos en medio de la selva, y la vida marina es bastante interesante por su variedad de peces multicolor, las tortugas y alguillas. Además, tiene el agua es súper cristalina y con el esnórquel se puede ver de todo.

Puedes leer: Cenote Dos Ojos en Quintana Roo, el corazón del mundo subterráneo

De las cosas increíbles del Jardín del Edén, encontramos que gracias a su gran atura de 15 metros y las orillas uno 4 o 5 metros, permite hacer perfectos clavados, a diferencia de otros cenotes. Y lo genial, es que para cualquier eventualidad desagradable están prestas y atentas personas capacitadas para primeros auxilios.

Este cenote ofrece una piscina natural con una gran cantidad de vida marina. Se puede nadar, esnorquelear y por supuesto, bucear. La caverna es uno de esos pocos lugares como Cenote «Kukulkán»; los efectos de la luz están en su máxima expresión! Allí podrás admirar las cortinas de luz a lo largo de toda la inmersión.

La profundidad máxima de esta inmersión es 15 metros /50 pies. Se siente la termoclina. Buceando en el cenote podrás ver las plantas, la selva y los árboles que se reflejan en la superficie, las raíces de los árboles del manglar bebiendo el agua del cenote y observar la increíble fotosíntesis de las algas.

Puedes leer: Cenote Ik Kil en Yucatán, lo que todos sueñan conocer

Encontrarás algunas palapas en la orilla, unos sitios para comer, unos baños muy modestos y poco más. Aquí la intervención humana es mínima y eso es parte de su encanto, no ha sido significativamente modificado por la actividad del ser humano. El término sus áreas naturales aún no han sido afectadas de forma notoria.

Recomendaciones y respeto

  • Evitar arrojar basura. ¡Cuidemos la naturaleza!
  • Puedes visitarlo entre amigos, pareja o toda la familia.
  • Te recomendamos llevar dinero en efectivo.
  • Sigue estrictamente las instrucciones de seguridad para evitar cualquier accidente.
  • No puedes ingresar al lugar con bebidas alcohólicas, ni con mascotas; tampoco está permitido fumar.
  • Si vas a nadar, es importante que no te pongas protector solar para que el agua se conserve limpia.
  • Procura ir en las mañanas. Hay menos gente y si buceas, puedes disfrutar de la preciosa haloclina que se forma al juntarse el agua salada con la dulce, que hace lucir el agua como un espejo. Las tardes son un poco más concurridas.