¿Cómo eran los sacrificios de los mayas y por qué eran importantes?

Sacrificios Cultura Maya

Una de las características más reconocidas de los mayas fue la importancia que le daban a los sacrificios, ya que esto era parte de su día a día, directamente ligado con la religión maya. Se realizaban en días especiales y estaban llenos de grandes decoraciones, ofrendas, vestimentas y, por supuesto, muchos mayas.

De manera general podemos conocer que esta actividad se estableció en el periodo precolombino, específicamente en el preclásico (250 – 900 d. C.), con la finalidad de ofrecer a sus Dioses un alimento digno (la sangre). La vida humana era el final del ritual, ya que este era el sacrificio más apreciado por los dioses, de hecho, muchos de estos se hacían en voluntad propia.

Puedes leer: ¿Quién es Chaac y cuál es su representación en la cultura maya?

Durante esta actividad se usaron métodos que resaltaron en la historia, como la decapitación, la cual representaba la ofrenda en rituales muy importantes como la dedicación a palacios y templos o la llegada al trono de un nuevo gobernante e incluso al ganador del juego de pelota. La ofrenda más preciada era la decapitación de un rey enemigo, representado como la decapitación del Dios del maíz por los Dioses de la muerte.

Este consistía en torturar previamente a la víctima golpeándola, quemándola, destripándola o escalpándola.

Otro método de tortura era la extracción del corazón, donde la víctima era despojada de sus prendas y pintada totalmente de azul; luego 4 sacerdotes lo tomaban por sus 4 extremidades, mientras este yacía tendido en una piedra que le empuja el pecho hacia arriba.

Puedes leer: ¿Quién era el dios de la lluvia en la cultura maya y por qué sus sacrificios?

Estos cuatro sacerdotes representaban a los Chaacs patrones de las direcciones cardinales; un sacerdote reconocido como Nacom, utilizaba un cuchillo de sílex y, haciendo un corte bajo las costillas, retiraba el corazón de la víctima aun latiendo, para finalmente pasarlo al sacerdote oficiante (chilan) quien bañaba la imagen del Dios del templo en sangre.

Por ultimo describiéremos el sacrificio de las flechas, donde la víctima, al igual que en la extracción de corazón, debía ser pintada de azul y llevar un sombrero picudo. Atada a un poste, donde los bailarines danzaban a su alrededor, le era extraída sangre directamente de los genitales con espinas. Dicha sangre era servida para bañar a la deidad.

Puedes leer: ¿Cómo sacar cita para el pasaporte mexicano en Nueva Orleans?

Finalmente, se le pintaba un símbolo de color blanco en el pecho, específicamente al nivel del corazón, y uno a uno los arqueros danzaban y pasaban disparando flechas hasta que el pecho quedara repleto de ellas.