¿Cómo se decoraban los templos de los mayas?

Arte en la Cultura Maya

Los templos son una de las estructuras mayas más valoradas y usadas durante su existencia, generalmente eran en la cima de las pirámides donde se encontraban, se cree que esto era debido a que allí se podían encontrar mas cerca del cielo y por ende los sacrificios serían mejores.

A pesar de que hoy en día vemos templos o pirámides de colores bastante neutros como el gris, hay que tener en cuenta que debido a los años que han pasado probablemente los colores se han desvanecido. De hecho, los mayas eran muy coloridos, para ellos los colores representaban alegría y muy buena energía.

Puedes leer: Cenote Dos Ojos en Quintana Roo, el corazón del mundo subterráneo

A pesar de ser el rojo su color preferido, estos utilizaban verdes, amarillos, azules y otros colores para decorar no solo sus templos sino también sus vestimentas. Durante la época, el color negro era usado para contornear los templos, también eran agregadas esculturas de sus gobernantes en la cima, para que fuesen vistas a distancia.

Durante las ceremonias, los mayas se encargaban de decorar aun más el lugar, los templos podrían estar adornados con muchos colores al igual que sus vestimentas. Velas, esculturas, mantas de colores llamativos y mucho más, trataban de crear el escenario que los dioses se merecían.

Puedes leer: Reserva Ecológica Cuxtal, donde la vida florece en Yucatán

Los colores utilizados para decorar los templos eran de origen vegetal y mineral, utilizados en los estucos y pinturas con determinado simbolismo cromático. Esto puede convergir en la explicación de por qué los templos mayas de hoy en día mantienen colores opacos.

La decoración de los templos no era solamente ornamentos agregados, principalmente durante la construcción del templo, se realizaban formas, expresadas en relieves que le daban una decoración permanente a la estructura, por lo que al finalizar la construcción ya está venia muy bien decorada. También se le agregaban grabados en piedras, estatuas de estuco y pintura maya, complementando así una estructura característica de la cultura.

Puedes leer: Tren Maya: Rutas, impacto turístico y desarrollo económico

Sin embargo, la decoración del templo, por muy similares que fuesen, podría variar según el estilo de la población o la región, por ejemplo, en el templo de los jaguares ubicado en Chichén Itzá, se pueden observar serpientes y jaguares tallados en la piedra, dándole un toque característico no solo de la población sino también dirigidos al Dios adorado.

Otro ejemplo podría ser el templo de los guerreros ubicado en Chichén Itzá, el cual cuenta en su parte superior con esculturas llamadas Atlantes, las cuales simulan sostener una banca.

Si te interesa saber más sobre lo que sucede turísticamente en el Caribe mexicano, síguenos con una estrella en Google News