¿Qué construyeron los mayas para el estudio de la Luna?

Observatorio Chichén Itzá

La civilización maya fue una gran observadora del cielo, ese importante mundo astronómico que los ayudó a establecer de forma mas ordenada como funcionaban los periodos de tiempo, estudiando los momentos en los que el sol salía y se ocultaba, los movimientos cíclicos de este junto con la luna y las estrellas.

A lo largo del continente americano se han descubierto distintas edificaciones que fueron usadas por los mayas para el estudio de la astronomía, como el Observatorio Maya de Chichen Itzá, construido de manera que desde sus ventanas se pudiesen observar momentos como puestas de sol, los solsticios, equinoccios y las posiciones de los astros.

Puedes leer: ¿Qué relación tiene Tikal con la cultura maya mesoamericana?

Los distintos observatorios les sirvieron a los mayas para establecer la duración de los ciclos lunares, solares e incluso del planeta venus; siendo estos los usados como base para la elaboración de sus calendarios, permitiéndoles conocer con una gran exactitud los momentos ideales para la siembra, cosechas, ceremonias y otros eventos importantes para su vida cotidiana.

La luna es uno de los temas mas importantes dentro de la cultura maya, se identifica no solo como parte de la base de sus creencias científicas, sino también por el lado espiritual, esta era considerada una Diosa llamada Ixchel, con el poder de la creación de vida y la fertilidad, pudiendo establecer que tenía mucha influencia sobre mares, del ciclo menstrual y las siembras.

Puedes leer: ¿Cuáles son las fiestas y ceremonias de los mayas?

Los observatorios construidos para el estudio de la luna, fueron de gran ayuda para determinar las distintas fases de esta, con el fin de entender mejor cuando debían realizar ciertas actividades como sembrar, pescar, días ideales para el comercio e incluso cuándo y cómo debían realizar los distintos rituales previos a la elaboración de medicinas.

A nivel agrícola los estudios de la luna fueron de gran ayuda, los mayas descubrieron que alimentos como el tomate, chile, pepino y cualquier otro que creciera sobre la tierra tenían mejor sabor y un crecimiento mas notorio cuando se sembraban en luna llena.

Puedes leer: ¿Cuántos centros ceremoniales fueron parte de la cultura maya?

Si necesitaban sembrar alimentos de tallos como cilantro, flores, hierbabuena y otros similares, estos preferían hacerlo en época de luna creciente. Para la luna menguante y luna nueva era mejor sembrar granos y semillas.

Con esto también pudieron predecir eclipses y distintos cambios climáticos que pudiesen afectarlos en diversas magnitudes. Los estudios astronómicos realizados por esta civilización siguen estando vigentes hoy en día, al mismo tiempo que continúan sorprendiendo por la exactitud que poseen.