Sistema Arrecifal Mesoamericano, Quintana Roo

Sistema Arrecifal Mesoamericano, Quintana Roo

¿Sabías que la segunda barrera de coral más grande del mundo se extiende por las costas de la Península de Yucatán? Así que en tu siguiente viaje a Cancún o la Riviera Maya no te olvides de visitar esta maravilla de la naturaleza que México tiene para ti.

El Sistema Arrecifal Mesoamericano es el arrecife transfronterizo más grande del mundo y contiene el segundo arrecife de barrera más largo a nivel mundial. El sistema se extiende a lo largo de cuatro países y más de 1,000 km de costas, y constituye un lugar clave para la protección de la biodiversidad.

Buceo en la segunda barrera de coral más grande del mundo.

La zona de Cancún y la Riviera Maya abarca una gran extensión de esta barrera de coral y por lo tanto, hay infinidad de actividades acuáticas para disfrutar. Isla Mujeres, Punta Nizuc, el arrecife Manchones, Cozumel y el Museo Subacuático de Arte de Cancún, son algunos de los lugares más hermosos para conocer.

Aquaworld ofrece tours por esta belleza natural. Posibilitando recorrer los diferentes lugares con propuestas variadas desde el buceo, el snorkel, los paseos en lancha y visitas de las islas que se encuentran dentro del área de influencia de la segunda barrera de arrecife de coral más grande del mundo.

Importancia del SAM

Millones de turistas visitan la región todos los años, atraídos por la oportunidad de bucear en lugares apartados, nadar con la mayor concentración de tiburones ballena del planeta y relajarse en playas espectaculares. Más de dos millones de personas dependen de sus recursos marinos del SAM para su supervivencia.

El arrecife tiene funciones ecosistémicas que son esenciales para las comunidades costeras, como la protección de las costas cuando azotan fuertes tormentas y el apoyo que brindan a las pesquerías comerciales y locales, al consumo local y al turismo.

Turismo y economía en la Riviera Maya

La principal actividad económica en el estado de Quintana Roo es el turismo, representando un 70% del PIB estatal, aportando el 33% al PIB nacional por concepto de turismo. Esta industria ha tenido un rápido crecimiento.

En el año 2000 el número total de turistas fue de 5.002.847, su aporte económico fue de unos $2809 millones de dólares. En 2008 el número de turistas se duplicó con 11.489.000 y una derrama económica de $5,400 millones de dólares. Este gran número de personas, originario de múltiples países, es atraído por los recursos naturales del Sistema Arrecifal Mesoamericano.

Sus extensas playas de arena blanca fina y mar azul turquesa, relacionado íntimamente con la salud ecológica de los arrecifes, la limpieza y la calidad de las aguas. Por lo tanto, las medidas asociadas al turismo, representan un indudable beneficio económico a través del turismo.

La belleza escénica de sus zonas costeras lo hace un destino turístico de primera calidad y la fertilidad y abundancia de recursos naturales en sus cuencas atraen a la industria y a la agricultura. También cuenta con especies marinas de valor comercial que abastecen principalmente a la pesca artesanal.

Los recursos marinos proporcionan sustento a millones de personas y a una rica biodiversidad. Fomentando pesquerías sostenibles y una red resiliente de áreas marinas protegidas, tratamos de encontrar el equilibrio entre el uso de los recursos naturales y la conservación de la biodiversidad.

Dependencia ecológica del SAM

Los arrecifes del Sistema Arrecifal Mesoamericano, constituyen por sí mismos una comunidad simbiótica formada por millones de corales, algas y bacterias que dependen los unos de los otros para su supervivencia. La salud de los procesos ecológicos que acontecen en ella depende de la transferencia de recursos.

Se ha observado que la estructura de la comunidad de peces es influenciada significativamente por la cercanía de pastos marinos, manglares y arrecifes; y que la biomasa de especies de importancia comercial se incrementa al doble cuando el hábitat de los especímenes adultos está conectado con el manglar.

Esta evidencia indica que los planes de conservación deben estar dirigidos a proteger el conjunto de ecosistemas que conforman estos corredores biológicos con alta interdependencia. México ha inscrito a través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) 13 sitios en la Convención de Ramsar que son parte o mantienen influencia directa en la conservación del SAM.

Patrimonio cultural de la Humanidad

Investigaciones de arqueología subacuática señalan que a lo largo de la costa se localizan estructuras mayas que servían como señalamientos o faros en tiempos anteriores a la llegada de los españoles. Muchas de estas edificaciones marcan exactamente los cortes o entradas a algunos de los arrecifes.

El sistema arrecifal forma el hábitat de más de 65 especies de corales pétreos, 350 especies de moluscos y más de 500 especies de peces.​ Es un refugio importante para numerosas especies protegidas o en peligro de extinción, incluyendo las tortugas marinas (tortuga verde y la tortuga carey).

Puedes leer: Zona Arqueológica de Uxmal, Yucatán

La caracola reina, el manatí del Caribe, el cocodrilo americano, cocodrilo de Morelet, el coral cuerno de alce y coral negro se refugian a lo largo de la extensión del sistema arrecifal; siendo también parte del hábitat de una de las mayores poblaciones del mundo de manatíes, cuyo número se estima entre 1.000 y 1.500.

Algunas zonas en la parte norte del sistema arrecifal, cercanos a la Isla Contoy, forman parte del hábitat del tiburón ballena, el pez más grande del planeta. Los tiburones ballena, normalmente solitarios, se congregan en grupos sociales en estas zonas para aparearse.

Servicios ambientales de la Riviera Maya

Para la mayoría de personas, el Arrecife Mesoamericano es un lugar de belleza estética y relajación que atrae a turistas provenientes de todo el planeta. Sin embargo, la contribución económica es solamente el comienzo de los bienes y servicios de valor incalculable que el SAM provee a la región y al mundo.

Además de proteger miles de kilómetros de costas contra las fuerzas destructivas de las corrientes, las tormentas y las olas, el Sistema de Arrecife Mesoamericano desarrolla la masa terrestre y produce en las playas una arena finísima que los usuarios pueden disfrutar.

Puedes leer: Biósfera Ría Celestún, el destino más cautivador en Yucatán

El Sistema de Arrecife Mesoamericano es el vivero y lugar de crianza y alimentación para una asombrosa diversidad de organismos; es una biblioteca genética y un libro de historia que contiene información ecológica trascendental del pasado que es crucial para las decisiones que se toman en la actualidad.

La vida que el Sistema de Arrecife Mesoamericano sustenta también sostiene la vida económica de toda la región de los cuatro países. A escala mundial, el SAM es un fijador masivo de nitrógeno, un sumidero de dióxido de carbono y un desintoxicante del agua y el aire.