Trump litiga por terrenos hoteleros para desembarcar en Riviera Maya

Donald Trump

Nueva York, 08/11/2020.- Donald Trump, de camino a salir de la presidencia de Estados Unidos, aún enfrenta litigios por la posesión de 26 terrenos en la Riviera Maya, en Playa del Carmen, como parte de un supuesto adeudo pendiente relacionado al concurso de belleza hace unos años, y con el que desembarcaría en el negocio turístico en el Caribe mexicano.

“Miss Universe, entonces propiedad de Trump, obtuvo ganancias estimadas en más de ocho millones de dólares, derivadas del contrato que celebró exclusivamente con la empresa mexicana Grupo Promotor MU, más la utilidad de los derechos de transmisión”, explicó Rodolfo Rosas Moya, propietario de Pyrsa Construcciones y Comercializadora Ronac.

Trump, en apariencia, había quedado de acuerdo con el plan. Sin embargo, a dos años y medio de celebrado el Miss Universo 2007, el empresario recibió una notificación judicial en la que se le informó que cinco de sus predios ubicados en la Riviera Maya le fueron embargados cautelarmente para responder a una demanda por gatos no cubiertos en el concurso.

El 45º presidente de los Estados Unidos, según Sipse, usaría esos mismos 26 terrenos en la Riviera Maya para entrar de lleno en el negocio turístico en en el Caribe mexicano, ya que es previsible que, una vez que concluya su administración en enero, retome su vida empresarial y posiblemente busque continuar con el litigio por estos terrenos

En Cozumel, además, en 2006 buscó construir un complejo, hasta el punto que Ivanka y Donald Trump Junior realizaron recorridos aéreos en la zona de intención en los terrenos propiedad de la familia Barbachano, localizados en la parte sur oriental de la isla, aunque la oposición de ambientalistas frenó el desarrollo.

La Organización Trump tenía además en proyecto en 2018 regresar a invertir en Cap Cana, República Dominicana, según ABC News. De acuerdo con los críticos, las inversiones que contempla la familia Trump en la zona que impulsan los Hazoury podían crear entonces un conflicto de intereses, dada la posición de presidente de Estados Unidos de Donald Trump, lo que quedaría ahora resuelto.

Joe Biden ha ganado las elecciones presidenciales de 2020 de Estados Unidos, y provocará la salida de la Casa Blanca de Donald Trump, el primer hotelero en ocupar el Despacho Oval de Washington, tras su sorprendente victoria en 2016 a Hillary Clinton para relevar a Barack Obama.

Dueño de la cadena de lujo Trump Hotels & Resorts, se convirtió en el 45 presidente de los Estados Unidos. La corporación Trump posee hoteles y casinos, campos de golf, una división inmobiliaria, restaurantes, pistas de patinaje sobre hielo, agencias de modelos, productoras televisivas, líneas de ropa masculina y para el hogar, libros, agua embotellada y hasta perfumes.

Trump Hotels tiene activos en Washington, Florida, Hawaii, Illinois, Nevada, Nueva York y Virginia, dentro de los Estados Unidos, así como en Toronto y Vancúver, en la vecina Canadá, además de en Rio de Janeiro (Brasil), Panamá y las ciudades europeas de Doonberg (Irlanda), así como Turnberry y Balmedie (Escocia).

Su entrada en el negocio hotelero se produjo en 1972, de la mano de Hyatt, con quien compró el Commodore. En 1996 vendió su parte por 142 millones. Suyo fue también durante un período el mítico hotel Plaza de la Gran Manzana. Además, en 2008 contempló desembarcar en España con un hotel en Madrid o Barcelona.

No obstante, Donald Trump acumuló algunos fracasos empresariales en el sector turístico, como la quiebra de los hoteles-casino Trump Plaza, el Trump Castle y el Trump Taj Mahal. Tampoco prosperó una aerolínea comercial que compró en 1990 ni un resort proyectado en México.