Cancún pierde el 90% de jóvenes spring breakers en tan solo 10 años

Spring Break en Cancún

Chetumal, 18/02/2021.- Hasta el 2019 a Cancún llegaban entre 100 y 120 mil jóvenes turistas «spring breakers» por año desde Estados Unidos, Canadá, Europa y América Latina. La caída se dio el año pasado que por efecto del Covid-19, llegaron entre 15 y 25 mil spring breakers.

Para marzo de este año, la cifra será aún más baja, estimando entre 10 y 15 mil spring breakers que llegarán a Cancún y Riviera Maya para disfrutar de sus vacaciones. Esta baja significa una pérdida del 90 porciento respecto a años sin crisis sanitaria global.

Puedes leer: ¿Qué tipo de organización política tenían los mayas?

La monumental caída se debe a las restricciones sanitarias que los principales países de origen de los estudiantes impusieron a la mala gestión del gobierno mexicano para apaliar los contagios, como a una contracción económica global.

La cifra de quienes puedan llegar al Spring Break en Cancún es incierta, ya que solo 2 hoteles condicionan sus instalaciones para recibir a los miles de estudiantes extranjeros y muy pocas agencias de viajes han creado campañas en Estados Unidos y Canadá para fomentar la llegada de los sedientos y entretenidos revoltosos spring breakers.

Puedes leer: Descubre cuáles son las temperaturas promedio en la Riviera Maya

El año pasado llegó el 20% de las temporadas normales, pero muchos lo hicieron de manera aislada y dispersa, ya que las fiestas se hicieron en bares y clubes de playas descentralizados al sistema normal de spring break.

En estos momentos, la Riviera Maya y Cancún presentan un severo hundimiento en las cifras de ocupación hotelera en plena temporada alta, debido a la reducción de vuelos y la contracción económica que aparentemente comenzó a padecer la población estadounidense.

Puedes leer: ¿Cómo era la vida cotidiana de los niños mayas?

Cancún registra estos días una ocupación hotelera del 31 porciento, mientras que la Riviera Maya lleva semanas sin superar el 19 porciento, luego de que en las fiestas de fin de años ambas localidades superaron el 60 porciento de la ocupación hotelera.